viernes, 17 de febrero de 2012

Jobabo, foto de carnet

Los investigadores aseguran que la palabra jobabo -nombre de uno de los ocho municipos de la provincia cubana de Las Tunas- proviene de la voz indígena jobabada, que era como denominaban los más antiguos residentes de la zona a la caverna donde, según ellos, estuvieron encerrados el Sol y la Luna. En dicha caverna conservaban dos ídolos: Boinaex y Ndroya, símbolos de los referidos cuerpos celestes. Otros estudiosos dan por hecho que el término tiene su raíz en la locución aborigen jobabol, que, en lengua aruaca, significa «sitio poblado por jobos». La historia de este municipio comienza en 1510 y se relaciona con el conquistador español Alonso de Ojeda, quien, luego de naufragar por la costa sur de Cuba, descubrió por azar esas tierras. En sus más de 500 años de existencia, Jobabo (foto de 1928) ha protagonizado hechos relevantes: la primera sublevación de esclavos en América, ocurrida en 1833 en la mina de oro de Caobilla; el alzamiento del patricio Francisco Vicente Aguilera en su hacienda de Cabaniguán; el ataque del Mayor General Vicente García al Fortín de La Zanja; el paso de la invasión a Occidente en dos épocas (Antonio Maceo y Máximo Gómez en 1895, con el Ejército Libertador; y Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara en 1958 con el Ejército Rebelde); la comarca fue, además, sede durante varios días del gobierno de Carlos Manuel de Céspedes tras el alzamiento de La Demajagua; y, por último, fue en la zona de Jobabo donde los españoles apresaron a Perucho Figueredo, autor de nuestro Himno Nacional, a quien condujeron a Santiago de Cuba y luego fusilaron. El municipio cuenta hoy con más de 47 mil habitantes.

1 comentarios:

Pedro Estopinan dijo...

Se agradece la publicación de tan valiosa información.

 
CUBA JUAN © 2010 Realizado por Diseño de Blogs