jueves, 29 de abril de 2010

Una experiencia provechosa

Desde hace varios años alterno mi profesión  de periodista con la de profesor universitario adjunto. La experiencia resulta muy interesante, pues cada semana me ofrece la oportunidad de probarme en el campo de la docencia superior,  donde ostento la categoría de Profesor Asistente.
No es miel sobre hojuelas «dar clases», por cierto. Demanda preparación,  pues a los estudiantes no se les puede pasar «gato por liebre». Quien lo pretenda se arriesga a quedarse sin respuestas ante  las preguntas que ellos formulan cuando perciben improvisación en el encargado de enseñarlos.
El grupo que aparece en la foto -mi pequeña Sofía y yo también figuramos- cursa el cuarto año de la carrera de Comunicación Social. en la Universidad Vladimir I. Lenin, de Las Tunas. Se trata de muchachos y muchachas muy inteligentes y entusiastas, casi todos egresados de  institutos preuniversitarios de la provincia y de las vecinas  Holguín y Camagüey.
En el semestre pasado les impartí la asignatura Fundamentos del Periodismo. Se identificaron sobremanera  con sus contenidos y, al finalizar el período, presentaron  y discutieron trabajos de curso de elevado nivel. Conservo en mi archivo esos textos, de los cuales también aprendí. Ahora les  diserto sobre una  disciplina llamada Gestión de Comunicación. Tanto por una como por otra materias, todos han demostrado gran interés.
Esta foto nos la hicimos en el aula, luego de terminar una clase. No están todos, pero sí la mayoría. Galia Luz, una de mis alumnas -en quien vislumbro a una excelente periodista- se encargó de rotular los nombres: Maritza, Rolando, Zurisadais, Mailín. Juana, Rebeca, Alina, Mairelis, Ivietta, Zoila, Lisandra, Yilieski, Galia, Luz, Analie y Osvanys. Ahhh, y un presente-ausente: Álvaro, que fue quien presionó el obturador de la cámara. 

3 comentarios:

PRESAGIO X dijo...

Estimado Juan: Un placer hacer un nuevo comentario y felicitarte por tu labor docente. Yo también soy profesor (secundario), y me imagino el desafío de dar clases ante jóvenes tan preparados y cultos como los de tu Patria.
También quería contarte que planeo viajar a la Isla en julio próximo. Sería un gran honor poder encontrarnos y conversar más largamente.
Un abrazo, desde Chile.

Juan Cuba dijo...

Presagio, a pesar del desafío que representa pararse delante de un grupo de estudiantes universitarios a disertarles sobre un tema, es también una gran satisfacción. Uno se percata de que, en efecto, puede hacerlo. Y si siente que lo hace bien, pues mucho mejor. Estoy disfrutando mucho esta faceta docente. Si vienes a Cuba en julio, sería un placer conocerte y conversar. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Profe, acá está uno de sus almumnos, que si bien no está en la foto, pretende, junto a las 19 chicas restantes, formar algún día parte de su blog y de sus recuerdos. Es cierto que no somos tan fiesteros como ellos -graduados ya- pero si le estimamos y sabemos apreciar a un buen instructor cuando se para delante del pizarrón, y Ud., es uno de los buenos.
A lo mejor mañana se nos olvida qué es una crónica o un reportaje, pero tenga por seguro que sus consejos nunca se olvidarán, sus palabras siempre adornando las clases construyen ya pilares de cerebros ansiosos de saber que encuentran en usted, una fuente inagotable de saber.
Armides, y 19 más del actual cuarto año de la carrera Comunicación Social de la ULT.

 
CUBA JUAN © 2010 Realizado por Diseño de Blogs