domingo, 13 de marzo de 2011

Jorge Barrameda, artista del floreo

La historia del floreo de lazos está relacionada con el  surgimiento y desarrollo de la ganadería. De esa remota época datan las primeras cuerdas conocidas, fabricadas con diferentes materiales y utilizadas en la captura e inmovilización de grandes animales para castrarlos, curarlos, herrarlos y tuzarlos. 
Se conoce que en el siglo XII ya existían técnicas para enlazar al ganado. Los mongoles y los tártaros recurrían a una soga con una gaza corrediza en un extremo y la fijaban a una vara llamada xara. Luego la colocaban sobre los cuernos o en torno al cuello del animal y ataban la otra punta a la cola de sus cabalgaduras. Así impedían que las reses huyeran. Los árabes, grandes jinetes, adoptaron tal técnica y la llevaron a España. Y de ahí saltó a América.
Nuestros primeros aborígenes, expertos en tejer fibras vegetales y hacer cuerdas desde mucho antes de la conquista, pronto empezaron a elaborar sus propios lazos y a crear el arte de arrojarlos con puntería para atrapar a las bestias sin utilizar la xara. Fue en México este arte donde logró su mayor esplendor  con  la aparición de los charros, maestros en la difícil disciplina.
Jorge Barrameda Morejón fue un especialista en el floreo de lazos que hizo época en Cuba en los años 60 y 70 del siglo pasado. Nació en la ciudad de Florida, provincia de Camaguey, el 24 de agosto de 1926, y desde 1957 se estableció en la por entonces Victoria de las Tunas, donde se convirtió en un gran organizador y ejecutor de múltiples eventos de rodeo. Nadie como él supo extraerle tanta espectacularidad al arte del floreo. 

Eran famosas sus exhibiciones, tanto en el suelo como parado sobre la silla de su caballo. Demostró sus habilidades por  numerosos países, como Canadá, México y República Dominicana. Entre 1956 y 1957 ostentó el título de campeón mundial en la difícil modalidad.
En 1963 fundó en Victoria de las Tunas la primera Feria Agropecuaria. Tanto caló ese evento en el gusto de los tuneros que el parque 26 de Julio -su denominación actual- todavía no ha impuesto su nombre, porque el pueblo continúa llamándolo así, La Feria.  
Jorge Barrameda Morejón  falleció en la ciudad de Las Tunas, el 18 de marzo de 1993. Para honrar su memoria, la Sociedad Cubana de Vaqueros de Rodeo (SOCUVAR) acordó en el 2006 celebrar anualmente en esa fecha el Día del Vaquero de Rodeo.

2 comentarios:

Egar Arañò Nàpoles dijo...

Hola, Juan. Yo soy amigo tuyo y de Rogelio Ricardo y muchos màs que tu conoces. Muy buena la publicaciòn de Barrameda. Es una làstima que no se haga algùn torneo o alguna escultura (al menos) dedicada a este gran artista del floreo. Espero que sigas escribiendo sobre nuestra ciudad, de la cual hay mucho que contar. Èxitos.

@dministrador dijo...

Hola Juan, a mi lado tengo al nieto de Jorge Barrameda Morejon, el se llama Jorge Enrique Barrameda Perez, tambien nacio en Camaguey, y reside en Cuba. De ser posible pudiera enviarle fotos de su abuelo, el tambien pudiera intercambiar imagenes con usted. Segun me comenta el tiene fotos firmadas por el propio Vaquero. Para contactar: comercialconstrucciones@gmail.com

 
CUBA JUAN © 2010 Realizado por Diseño de Blogs