viernes, 26 de septiembre de 2008

Tragedia en Manatí

Cuando llegué a Manatí, dos jornadas después del devastador ataque del huracán Ike, sentí un estremecimiento interior y lo ojos se me nublaron. «¡Pero qué le hiciste a mi pueblo, Dios mío!», murmuré, espantado. Ante mí se extendía un panarama desolador. Árboles enormes en el suelo, casas destruidas, cultivos arrasados, fango y humedad por todas partes, lugares en ruinas, impotencia colectiva, abatimiento... Y mucha tristeza. Y semblantes incrédulos que me miraban fíjamente, como preguntándome: «¿Será real lo que estamos viendo o es solo una pesadilla?» Pero no era una pesadilla. Era la verdad en toda su crudeza.
Yo podría escribir aquí mucho, ¡muchísimo! Dar pormenores de lo ocurrido, transmitir estados de ánimo, revelar mundos interiores, describir la dimensión del drama... Sin embargo, y por aquello de que una imagen vale a veces por mil palabras, prefiero que hablen las fotografías con su discurso desgarrador. Advierto que solo se trata de botones de muestra, porque Manatí es hoy inaprehensible para la cámara. Ni siquiera ella, copista fiel de la realidad, lograría reproducir los amargos matices de este lienzo que nos duele hondo, independientemente de donde hayamos levantado campamento.

De las imágenes que hice, la que más impactó mi sensibilidad fue la casa de un miembro de la famila Cordoví, situada frente a la de Frank Chiong. El viento la castigó con tal inclemencia que, como se aprecia en la foto, la dejó reclinada sobre uno de sus costados.

Interior del almacén de Comercio. Las ráfagas de Ike no dejaron ni una plancha en su cubierta. Sus alrededores quedaron devastados, incluyendo el antiguo taller AX-1 y cuanta casa de madera encontró. Varios almacenes tuvieron afectaciones y tendrán que ser levantados de nuevo.
Foto de gran dramatismo. Es la cuadra que está a un lado del parque, despojada de su techo. Desde la esquina de la casa de Miguelito Carracedo hasta donde vive la familia Rodríguez, los perjuicios fueron enormes. Ya le fue restituida casi toda la cubierta.

Ni esta torre del antiguo ingenio, sobreviviente de la desaparición de la industria azucarera local, salió ilesa del embate de Ike. Los manatienses, expertos en identificar cada centímetro cuadrado del terruño, notarán que un trozo de su punta cayó a tierra. Para conseguir tal fuerza, el huracán debió superar en algún monmento los 200 k/h. De otra forma no me explico como la estructura de hormigón y acero perdió esa parte de su pináculo.

 
CUBA JUAN © 2010 Realizado por Diseño de Blogs