miércoles, 31 de diciembre de 2008

Por un mundo de paz en el 2009

PAZ PARA LOS CREPÚSCULOS QUE VIENEN
Paz para los crepúsculos que vienen, / paz para el puente, paz para el vino, / paz para las letras que me buscan y que en mi sangre suben enredando el viejo canto con tierra y amores, / paz para la ciudad en la mañana cuando despierta el pan, / paz para el río Mississippi, río de las raíces: / paz para la camisa de mi hermano, / paz en el libro como un sello de aire, / paz para el gran koljós de Kíev, / paz para las cenizas de estos muertos y de estos otros muertos, / paz para el hierro negro de Brooklyn, / paz para el cartero de casa en casa como el dia, / paz para el coreógrafo que grita con un embudo a las enredaderas, / paz para mi mano derecha, que sólo quiere escribir Rosario: / paz para el boliviano secreto como una piedra de estaño, / paz para que tú te cases, / paz para todos los aserraderos de Bío Bío, / paz para el corazón desgarrado de España guerrillera, / paz para el pequeño Museo de Wyoming en donde lo más dulce es una almohada con un corazón bordado, / paz para el panadero y sus amores y paz para la harina: / paz para todo el trigo que debe nacer, para todo el amor que buscará follaje, / paz para todos los que viven, / paz para todas las tierras y las aguas. (Pablo Neruda, poeta chileno, Premio Nobel de Literatura)

Leer más...

jueves, 25 de diciembre de 2008

La primera construcción europea en América

La primera construcción occidental en el continente americano acaba de cumplir 516 años de erigida. Aunque, obviamente, de su arcaica y rústica estructura no quedó para la posteridad ni siquiera un clavo, resulta interesante conocer las circunstancias de su debut. El hecho ocurrió el 25 de diciembre de 1492, y establece nexos con la primera travesía de Cristóbal Colón al llamado Nuevo Mundo.
A juzgar por las crónicas de la época, a inicios del citado mes de diciembre el Gran Almirante arribó con sus tres carabelas al litoral de La Española, isla a la que los nativos llamaban por entonces Bohío. Fue recibido junto a sus hombres de mar con grandes muestras de amabilidad, especialmente por parte de Guacanagarí, cacique de la costa noroeste de lo que es hoy Cabo Haitiano, en la vecina República de Haití
.
Por un descuido del propio Cristóbal Colón, días después encalló entre los arrecifes de la costa la Santa María, buque insignia de la expedición española. Tenía tres palos, 76 pies de largo, 26 de ancho, siete de calado y un peso muerto de 225 toneladas. Del accidente salió ilesa la totalidad de su tripulación –compuesta por 30 marineros y dos grumetes-, pero la embarcación quedó inutilizada por completo para navegar.
Los aborígenes taínos, con Guacanagarí al frente, ayudaron a los recién llegados en las labores de salvamento, tanto de los hombres como de la carga que la nave transportaba a bordo. Al concluir esta tarea, el genovés decidió que con los restos de la nave se construyera un fuerte al que dio por nombre Navidad, en honor al 25 de diciembre, día de la zozobra. Así quedó fundada la primera construcción occidental en América, localizada entre la desembocadura del río Guarico y la Punta de Picolet.
Tras la edificación del fuerte, Colón decidió regresar a España con La Pinta y La Niña, las dos carabelas restantes, el 4 de enero de 1493. En el flamante fuerte quedaron la tripulación de la nave siniestrada y otro grupo de hombres fuertemente armados bajo las órdenes de Diego de Arana, alguacil de la expedición, con provisiones suficientes como para soportar sin contratiempos una prolongada y paciente espera.
Luego de dos meses a través del Atlántico alcanzó Lisboa y después Palos de la Frontera. En abril llegó a Barcelona donde fue recibido como un héroe por los Reyes Católicos. El detallado informe que Colón escribió explicando lo que había visto en las nuevas tierras se reprodujo enseguida y fue conocido con gran interés por los europeos. Los resultados obtenidos animaron a la corona a preparar el segundo viaje.
Así fue como el Gran Almirante reunió una gran flota compuesta por 17 navíos con mil 500 hombres y se hizo otra vez a la mar rumbo al Nuevo Mundo el 25 de septiembre de 1493. Llevaba la instrucción expresa de Isabel y Fernando, los soberanos españoles, de colonizar, convertir y explotar económicamente las tierras descubiertas. La nave capitana fue nombrada La Santa María, en honor a su predecesora.
El 27 de noviembre, luego de enfrentar peligros y avatares sobre el océano, la flota tiró anclas a la altura del fuerte Navidad. Para su sorpresa, Colón lo encontró completamente destruido y comprobó -aterrado- que toda la guarnición había sido aniquilada. Luego el cacique Guacanagarí le explicó que, debido a las violaciones, abusos y atropellos cometidos por los españoles contra las indígenas de la comarca, el cacique caribe Canoabo, junto a sus hombres y a su mujer Anacaona, los eliminaron.
Ese fue el origen y el final del primer asentamiento europeo en América.

Leer más...

martes, 23 de diciembre de 2008

Aprender a pensar

Esta fabulosa anécdota la encontré en Internet. Retrata a aquellos maestros que no se conforman con transmitir conocimientos, sino que aspiran a algo superior: enseñar a pensar. La comparto hoy con mis ciberlectores convencido de que advertirán su gran agudeza.
Sir Ernest Rutherford, presidente de la Real Sociedad Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba que cierta vez recibió la llamada de un colega. Estaba a punto de suspender a un alumno por la respuesta dada a un problema de Física, pese a la afirmación del muchacho de que era absolutamente correcta. Mi amigo me pidió arbitraje imparcial.
La pregunta de referencias decía así: «Demuestre cómo se puede establecer la altura de un edificio por medio de un barómetro». El alumno había respondido: «Llevo el barómetro a la azotea del edificio y le ato una cuerda muy larga. Luego lo descuelgo hasta la acera, marco y mido. El largo de la cuerda es igual a la altura del edificio».
La respuesta planteaba un serio problema, porque, a pesar de ser sin dudas correcta, si se le concedía al estudiante la máxima calificación, le certificaría un elevado nivel en Física, lo cual no quedaba confirmado. Pedí que se le diera una nueva oportunidad, esta vez con la advertencia de que debía demostrar sus conocimientos de Física.
Cinco minutos después no había escrito absolutamente nada. Lo animé a comenzar y me contesto que tenía tantas respuestas que su dificultad era elegir cuál era la mejor. Le rogué que se decidiera por una. En el minuto siguiente escribió: «Tomo el barómetro, lo lanzo al suelo desde la azotea y calculo el tiempo de caída con un cronómetro. Después aplico la formula Altura = 0,5 por A por t^2. y así obtengo también la altura».
Optamos por otorgarle la calificación más elevada. Tras abandonar el despacho, me reencontré con el chico en un pasillo y le pedí que me dijera otra de sus respuestas al problema. «Son varias –respondió-. Por ejemplo, tomo el barómetro en un día de sol y mido su altura y la longitud de su sombra. Si mido a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplico una simple proporción, tendré también su altura».
Le rogué otra. «Con gusto-dijo-. Tomo el barómetro y lo sitúo en la escalera baja del edificio. Según subo los peldaños, voy marcando la altura del barómetro y cuento el número de marcas hasta la azotea. Al final multiplico la altura del barómetro por el numero de marcas y ya tengo otra vez la altura.» Luego prosiguió: «Este otro es un método muy directo: Ato el barómetro a una cuerda y la muevo como si fuera un péndulo. Si calculo que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tengo en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla fórmula trigonométrica, podría calcular también el alto del inmueble.»
«En este mismo estilo de sistema –continuó su disertación-, ato el barómetro a una cuerda y lo descuelgo desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo puedo calcular la altura midiendo su período de precesión. En fin, existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro, golpear con él la puerta de la casa del portero y cuando abra decirle: "Señor portero, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo"».
Finalmente, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema: «la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares». «¡Pues claro que la conozco! –dijo. Pero ocurre que durante mis estudios mis profesores han intentado enseñarme a pensar».
La anécdota es real y el estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, Premio Nobel de Física en 1922, un innovador de la teoría cuántica.

Leer más...

sábado, 13 de diciembre de 2008

Mis maestros de Manatí

Cuba celebra en cada diciembre la Jornada de Homenaje a los Educadores. Se trata de un reconocimiento justo y merecido a esos auténticos guardianes de la utopía a cuya consagración tanto le debemos quienes hemos sido alguna vez discípulos. Nada fuera igual sin los maestros. Ellos son el saber personificado y la paciencia en su estado natural. Profesionales que se elevaron a sí mismos para luego contribuir mediante el conocimiento a elevar a los demás.
El recuerdo de los muchos maestros que tuve en Manatí durante mi infancia y mi adolescencia constituye parte del patrimonio sentimental que atesoro en mi corazón. Casi todos ya murieron, pero eso no me impide evocar su memoria con el mismo cariño y respeto que les profesé cuando estaban junto al pizarrón. Es que un buen maestro no se olvida, aunque el inexorable paso del tiempo se empecino en conseguir lo contrario. Cuando rememoro a aquellos docentes evoco enseguida a Ana Nayda Carballo... ¡Qué recia personalidad la suya! Al mencionarla, los manatienses de mi generación sentimos como si nos recorriera el cuerpo un corrientazo de admiración. Ella nos formó y forjó en el amor a la familia, a la Patria, a sus símbolos y a sus héroes. Mujer enérgica, nos inculcó también disciplina y carácter a partir del suyo lleno de matices. Y Beba Yagüe... ¿Cómo borrar del recuerdo a la maestra cariñosa que dedicó toda su existencia al trabajo con los niños de preescolar? No había un diablillo que no le ofrendara una flor o un beso al llegar a la escuela por la mañana. Beba les cantaba y les acompañaba al piano como nadie, con un ternura que solamente personas de su elevadísima sensibilidad pueden exhibir. Dejó una profunda huella en el magisterio local, porque lo ejerció desde lo profundo de su ser. A Joyce Pérez la admiraré siempre por su perseverancia en la enseñanza de la Historia de Cuba. Con ella nació mi inveterado interés por esa especialidad Nunca le fue ajeno ningún hecho cubano, desde la misma llegada de los conquistadores. Y fue una luchadora incansable porque sus alumnos conocieran también a fondo la historia de la localidad, la biografía de sus mártires y el legado de su ejemplo. Y así podría mencionar a varios maestros más: Ricardo Murado, Mirtha Rodríguez, Nélida Rueda, Martha Long, Rodolfo Medina, Mirtha Borges, Alba Vega, Vivian Yearwood, Clara Lozano, Elio Ávila, Elena Albear, Josefita López, Zoila Rodríguez, Nidia Riera, las hermanas Vega... A algunos les perdí el rastro y hoy ni siquiera sé si se encuentran en este mundo o en el otro. Pero a todos les guardo eterna gratitud por lo que me enseñaron, tanto en el orden académico como en el espiritual. Mis maestros manatienses fueron mis progenitores intelectuales. Junto a ellos viví con intensidad la aventura del aula, el pupitre y el cuaderno. Me prepararon a conciencia para mirar a los ojos al porvenir, siempre con la perspectiva de convertirme no solo en un buen estudiante, sino también -y eso es lo más importante- en una buena persona.

Leer más...

jueves, 11 de diciembre de 2008

Los cuatro añitos de mi Sofía

Ayer 10 de diciembre mi princesa Sofía sopló cuatro velitas por igual número de años cumplidos. ¡Qué radiante y contenta estuvo durante toda la jornada mi niña mayor! Varios de sus amiguitos del edificio la acompañaron en la celebración. Pero su «invitada de honor» fue, sin dudas, otra princesa: Beatriz, su hermanita menor, que festejará sus tres adorables abriles el próximo 3 de abril. Sofía fue ayer toda sonrisa y toda alegría. Jugó cuanto quiso, cantó canciones infantiles, recitó poemas, tocó piano y repartió golosinas. Ahhhh, y una joven estudiante de violín presente en la fiestecita le dedicó especialmente un número con su instrumento. A cada felicitación recibida, Sofía respondía con un simpático «gracias». Y si el emisor no le replicaba con un «por nada», ella se lo recordaba. En fin, se divirtió de lo lindo y ya pregunta cuándo será su próximo cumpleaños jajajajajaja... Mis hijas son la mayor recompensa que me ha conferido la vida. Parece una perogrullada, un lugar común, una frase hecha, un camino trillado, un enunciado hueco, pero es así, y lo ratifico: ¡Sofía y Beatriz son mis tesoros! Y experimento una satisfacción enorme cuando estoy junto a ellas, atento a su crecimiento físico, a su desarrollo intelectual, presente en cada nuevo aprendizaje, a su lado en cada nuevo conocimiento incorporado... No me he perdido ni un minuto de la evolución de mis niñas. Ayer, cuando contemplaba sus semblantes felices, reafirmé como tantas otras veces algo de lo que tengo absoluta convicción: no hay nada en el mundo -por difícil que sea- que no esté dispuesto a hacer por ellas.

Leer más...

domingo, 7 de diciembre de 2008

El nuevo hotel Cadillac

El hotel Cadillac, instalación emblemática del sector en Las Tunas, acaba de ponerle punto final a su prolongada pero necesaria rehabilitación y ahora exhibe sus mejores galas en el mismo centro histórico de la ciudad. Su privilegiada ubicación propicia que se integre de maravillas al novísimo bulevar, proyecto concebido para ambientar la calle Francisco Vega desde su intersección con su homóloga Lucas Ortiz y que ya transita por su tercera cuadra reanimada.
La opinión general es que el Cadillac quedó como de estreno, apreciable tanto en la elegancia de su aspecto exterior como en la exquisitez de su terminación. A la ciudad le apremiaba un sitio así para darle un toque de distinción a su semblante venido a menos. Desde el punto de vista urbanístico y arquitectónico, el inmueble deviene joya que pasa a formar parte del patrimonio histórico y cultural de los tuneros.
La construcción de este edificio de reminiscencia racionalista data de 1945. Como entonces, hoy tiene tres niveles y un sótano, con volumetría simple de balcones corridos y pureza formal en la combinación de sus líneas rectas y curvas. Su magnífica posición en una esquina de la calle Ángel Guardia, frente al parque Vicente García, le garantiza excelencias visuales desde y hacia la propia instalación.
Cada etapa del nuevo diseño tuvo presente integrarlo con armonía y sobriedad a su entorno. También conservar al máximo sus proporciones exteriores e interiores. El Cadillac, como saben los tuneros, es un inmueble pequeño, que cuenta ahora con ocho confortables habitaciones y prioriza su gestión en servicios extrahoteleros con un centro nocturno, un bar-cafetería con extensión a la calle y un bar-mirador en su terraza.
Algo que fue una constante en el trabajo especializado de los restauradores fue respetar el carácter tradicionalista del diseño y estilo del Cadillac, propios de los años 40 y 50 del siglo pasado. Eso le imprimió valores estéticos adicionales, tanto en el mobiliario seleccionado como en las fachadas. Igualmente, se tuvo sumo cuidado en el momento de elegir la iluminación, los accesorios y la ambientación plástica, para que combinaran lo antiguo con lo contemporáneo.
Los especialistas pusieron tal esmero en esos nobles propósitos que cuando concibieron el diseño exterior del hotel hicieron todo tipo de investigaciones en torno a su época de mayor esplendor. Una técnica empleada por ellos fue calar a fondo las paredes para determinar los colores originales. En cuanto al interior, le incorporaron con fines ornamentales la vegetación necesaria y le confirieron a cada espacio una identidad sin excesos de rebuscamientos decorativos.
La operación del hotel Cadillac corre a cargo de la cadena Isla Azul. Es el resultado de un trabajo multidisciplinario, que perseveró en conseguir una obra con atributos capaces de satisfacer elevadas exigencias. No solo representa un producto turístico. También una institución a la que la historia citadina acoge con beneplácito.

Leer más...

viernes, 5 de diciembre de 2008

MI CURRÍCULO PROFESIONAL

MSc. JUAN MORALES AGÜERO

1979:
Ingresa en el Movimiento de Corresposales Deportivos Voluntarios en la provincia de Las Tunas.

1981: Primer Expediente en el VI Curso Nacional para reporteros del Semanario Deportivo LPV, en Santiago de Cuba.

1982: Primer Premio en Reportaje en el Concurso Nacional de Corresponsales Deportivos Voluntarios, en Pinar del Río.

1984: Primer Premio en Entrevista en el Concurso Nacional de Corresponsales Deportivos Voluntarios, en Las Tunas.

1984: Primer Premio en Reportaje en el Concurso Nacional de Corresponsales Deportivos Voluntarios, en Las Tunas.

1988: Primer Premio en Artículo en el Concurso Nacional de Corresponsales Deportivos Voluntarios, en Ciudad de La Habana.

1988: Matricula Licenciatura en Periodismo en la Universidad de Oriente, como estímulo a su labor como corresponsal voluntario.

1989: Dirige el último semestre de vida editorial de la revista Mambí, órgano de los estudiantes de la Universidad de Oriente.

1993: Se gradúa como Licenciado en Periodismo en la Universidad de Oriente, con Índice Académico de 4, 67.

1993: Comienza su carrera profesional en el semanario tunero 26 en calidad de redactor – reportero de prensa.

1994: Cursa el postgrado Imagen corporativa de la prensa provincial, auspiciado por la Universidad de Oriente.

1995: Participa en el Taller Nacional Efectos negativos del bloqueo norteamericano sobre la prensa cubana, en Ciudad de La Habana.

1995: Publica una colaboración periodística en la sección Crónicas de la revista capitalina Bohemia.

1996: Primer Premio en el Concurso Provincial de Periodismo “Ubiquel Arévalo Morales”, en la categoría de Prensa Escrita.

1996: Comienza a colaborar sistemáticamente en Trabajadores, de quien llega a ser su corresponsal en Las Tunas.

1996: Comienza a desarrollar una colaboración periodística sistemática con la emisora provincial Radio Victoria.

1997: La Asamblea Municipal del Poder Popular de Las Tunas le confiere el Premio de la Ciudad en la categoría de Periodismo.

1997: Primer Premio en el concurso de Crónicas con motivo del Bicentenario de la ciudad de Las Tunas.

1997: Se le otorga la categoría de Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Cultura.

1997: Primer Premio en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales, en la categoría de Prensa Escrita.

1997: Elegido Miembro de la Presidencia Provincial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y presidente de su delegación de base.

1998: Ratificada su condición de Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Cultura.

1999: Asiste como Invitado al IV Congreso de la Asociación de Médicos del Caribe (AMECA) de Comunicación Social.

1999: Asiste como Delegado de la provincia de Las Tunas al VII Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

1999: Cursa Diplomado Internacional en el Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, de Ciudad de La Habana.

1999: Asiste como Invitado a la sesión de clausura del VIII Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP).

1999: Asiste como Invitado al VI Encuentro Iberoamericano de Periodistas, celebrado paralelamente a la VI Cumbre Iberoamericana.

1999: Recibe en calidad de estímulo por su labor profesional una computadora personal con todos sus accesorios.

1999: Ratificada su condición de Vanguardia Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Cultura.

2000: Publica una crónica en la revista Habanera, editada por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

2000: Designado corresponsal del diario capitalino Juventud Rebelde, órgano donde desarrolla una activa labor profesional.

2000: El Sindicato de los Trabajadores de la Cultura le confiere la categoría de Vanguardia Provincial del sector.

2001: Resulta Nominado por Las Tunas para aspirar al Premio Nacional Anual “Juan Gualberto Gómez”, de Prensa Escrita.

2001: Obtiene un Premio en el Festival Provincial de la Prensa Escrita y su sección Variedades obtiene el Premio de la Popularidad.

2001: Participa en el Segundo Festival Nacional de la Prensa Escrita como miembro de la delegación de Las Tunas.

2002: Obtiene el Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2002: Viaja por seis meses a Guatemala en misión periodística. Publica más de 60 trabajos en periódicos cubanos y guatemaltecos.

2002: Obtiene un Premio en el Festival Provincial de la Prensa Escrita en la categoría de Reportaje.

2002: Integra el Jurado que evaluó los trabajos del Premio Provincial de Periodismo Escrito de la provincia de Camaguey.

2002: Resulta Nominado por Las Tunas para aspirar al Premio Nacional Anual Juan Gualberto Gómez, de Prensa Escrita.

2003: El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura le confiere la condición de Vanguardia Nacional.

2003: Jurado en la prueba de aptitud para los estudiantes de duodécimo grado aspirantes a la carrera de Periodismo.

2003: Realiza Presentación del título Noam Chomsky en La Jornada en la Feria Internacional del Libro de Las Tunas.

2003: Imparte el Diplomado de Reorientación al Periodismo, en las asignaturas Teoría de la Entrevista y Teoría del Reportaje.

2003: Categorizado con calificación de 5 ante un tribunal docente para desempeñarse como Profesor Adjunto de la Enseñanza Superior.

2003: Realiza Oposición en el Trabajo de Diploma de una estudiante universitaria que se recibió como Licenciada en Periodismo.

2003: Escribe y conduce el programa televisivo Postales Tuneras en el telecentro Tunasvisión.

2003: Escribe una sección sobre temas costumbristas en Tiempo21, la página web de Radio Victoria, la emisora provincial.

2003: Escribe una sección costumbrista sobre historia local en la emisora municipal Radio Manatí, La Voz del Faro.

2003: Elabora y presenta Ponencia en el Primer Encuentro Territorial de Periodismo Digital, celebrado en la ciudad de Holguín.

2003: Gana el Gran Premio y los Primeros Premios en Artículo, Reportaje y Crónica en el IV Festival Provincial de la Prensa Escrita.

2003: Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2003: Es elegido Delegado al V Festival Nacional de la Prensa Escrita celebrado en Ciudad de La Habana.

2003: Trabaja como profesor Adjunto de la Carrera de Comunicación del Centro Universitario de Las Tunas.

2003: Trabaja como Tutor y Consultor de estudiantes del Curso de Reorientación hacia el Periodismo.

2004: Mención en Prensa Digital en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2004: Presenta un trabajo y obtiene Mención en el Segundo Evento Científico de Historia de la Prensa en Las Tunas.

2004: Primer Premio en el Concurso Juan Gualberto Gómez, auspiciado pos la delegación de la UPEC de Puerto Padre.

2004: Premio en Periodismo de Investigación en el VI Festival Provincial de la Prensa Escrita.

2005: Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2005: Primer Premio en Prensa Digital en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2005: La editorial Sanlope, de Las Tunas, le publica el libro Postales Tuneras, el cual se encuentra agotado en las librerías.

2006: Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Científico Maximiliano Curbelo.

2006: Mención en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2006: Miembro del Jurado en el Festival de Base del Telecentro TunasVisión, que presidió el realizador Rudy Mora.

2006: Primer Premio en el Concurso Nacional de Crónicas auspiciado por la Unión de Periodistas de Cuba de Cienfuegos.

2006: Premio en Prensa Escrita en el concurso de crónicas por los 210 años de la fundación de la ciudad de Las Tunas.

2007: Recibe de Tubal Páez, presidente nacional de la UPEC, la Distinción Félix Elmuza, máxima condecoración de esa organización.

2007: Obtiene el Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2007: Formar parte de la plantilla del diario Juventud Rebelde en calidad de su corresponsal permanente en Las Tunas.

2007: Mención en Entrevista el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio por su trabajo La reina cubana de la mocha.

2007: La Editorial de le Mujer le otorga Mención en el premio que otorga en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio.

2007: Primer Premio en Prensa Escrita en el concurso Crónicas del Carnaval, auspiciado por la Dirección de Cultura en Las Tunas.

2007: Por segundo año consecutivo, Premio en Prensa Escrita en el Concurso Nacional de Crónicas auspiciado por Cienfuegos.

2007: Primer Premio en el concurso Pedro Zacca In Memoriam, organizado por la delegación de la UPEC de Puerto Padre.

2007: Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial paralelo a la VII Edición del Evento de Promoción Cultural “Imágenes”.

2007: Matricula y comienza a recibir los contenidos correspondientes a la Maestría en Ciencias de la Comunicación.

2008: Mención en Prensa Escrita en el Concurso Nacional de Periodismo Deportivo José González Barros en la categoría Crónica.

2008: Mención en la categoría de Prensa Escrita en el Concurso Nacional de Periodismo Primero de Mayo.

2008: Su weblog CUBA JUAN obtiene Premio en Periodismo Digital en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio.

2008: Participa y evalúa trabajos en calidad de Jurado en el Festival Provincial de la Prensa Escrita de  Holguín.


2009: El 4 de junio, luego de discutir ante un Tribunal Académico su Tesis titulada «Estudio lexicológico del discurso periodístico deportivo en la prensa escrita cubana», la Universidad de La Habana le confiere la Categoría Científica de Máster en Ciencias de la Comunicación.

2009: Su weblog CUBA JUAN fue nominado por el periódico Juventud Rebelde para el Premio Ramal Anual de Periodismo «Guillermo Cabrera» en la categoría de Periodismo Digital.

2009: Sale de la Editorial Sanlope la segunda edición de su libro Postales Tuneras, con excelente acogida pr parte de los lectores.

2010: Alcanza la Categoría Docente de PROFESOR ASISTENTE en la Universidad Vladimir Ilich Lenin de Las Tunas, donde imparte clases como profesor adjunto.

2010: Presenta la segunda edición de su libro POSTALES TUNERAS en la Feria Internacional del Libro de Las Tunas, junto al escritor y Premio Nacional de Literatura Reynaldo González.

2010: Obtiene el Primer Premio en el Concurso de Anécdotas Periodísticas auspiciado por la delegación de base de la UPEC en el Semanario 26

2010: Le entregan el Premio Provincial por la Obra del Año «Ricardo Varela Rojas» en la categoría de Prensa Escrita, en virtud de sus trabajos publicados durante el año 2009.

2010: Obtiene Mención en el género Crónica en el Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio.

2010: Obtiene el Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2010: Gana el Primer Premio en el Concurso Agroecológico convocado por la ACTAF de la provincia, adscrito al Ministerio de la Agricultura.

2011: Imparte en calidad de profesor  Diplomado sobre Redes Sociales a miembros del gremio periodístico de Las Tunas.

2011: Es invitado por la dirección nacional de la UPEC a formar parte del Jurado de Prensa Escrita del Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio.

2011: Obtiene el Primer Premio en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.

2012: Le entregan el Premio Provincial por la Obra del Año «Ricardo Varela Rojas» en la categoría de Prensa Digital, en virtud de sus trabajos publicados durante el año 2011. 

2013- Imparte en Las Tunas, como profesor, Diplomado de Periodismo Digital y Redes Sociales auspiciado por el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, de La Habana. 

2013- Preside el Jurado que entregó los premios anuales por la Obras del Año en los diferentes medios y por la Obra de la Vida.

2013- Obtiene Mención en Prensa Escrita en el Concurso Provincial de Periodismo Ubiquel Arévalo Morales.
 

2013- Obtiene el Primer Premio en Prensa Digital en el Concurso Provincial de Periodismo Económico.

2014- Integra el Jurado que entregó los premios anuales por la Obras del Año en los diferentes medios y por la Obra de la Vida.

 


Leer más...

jueves, 4 de diciembre de 2008

Monumento a Barbarito Diez

La historia no nos perdonaría si pasáramos por alto la memoria de Barbarito Diez, nuestro recordado Príncipe del Danzón. De ahí que en su Querido Manatí se le erigiera hace ahora 10 años el conjunto escultórico que honra con su presencia una esquina del parque municipal. No podía tener mejor compás la partitura que ese tributo de mármol a uno de sus hijos más ilustres. El propio texto esculpido en piedra recorre el diapasón hombre-pueblo: «Manatí, querido Manatí, por lo que tú representas, mi vida se alienta, y va mi canto hacia ti...» Hoy, 4 de diciembe de 2008, Barbarito cumpliría 99 años de nacido.
Fue el laureado artista plástico tunero Rafael Ferrero quien moldeó con devoción de admirador confeso este collage de sugerencias, formas, símbolos y colores que se levanta como un atril de reminiscencias danzoneras en el ángulo norte del parque municipal de Manatí. La obra artística cala profundo en la sensibilidad local y en quienes tienen grabado en la partitura de su corazón la cadencia de un ritmo devenido sentimiento por una voz que nadie ha igualado.
Tres bloques diferentes, tanto en forma como en contenido, confieren vigor al conjunto concebido con la devoción de quien piensa en la posteridad:
Uno es negro, tosco y sin pulir... Representa el matiz de la piel del hombre que nació en cuna poco instruida, pero con la fortuna espiritual por madrina. Tiene en su cara anterior una inscripción: Barbarito Diez – 1909. Con toda intención, no se consigna el año de su fallecimiento, porque los manatienses lo seguimos considerando vivo y presente.
Otro bloque es gris y está situado a la izquierda. Guarda la primera estrofa del danzón que el Príncipe Negro le dedicó a su terruño, en letras y fondo del mismo color. Simboliza la sobriedad del artista, su empeño en pasar inadvertido siempre, su carácter poco dado a la notoriedad. Es un monumento a su sencillez y a su vertical conducta ante la vida.
Un tercer bloque, de tonalidad más clara, sintetiza los méritos conseguidos por al popular cantor en su brillante carrera profesional. Es de superficie pulida, elaborada, maciza... Resalta por ser el más alto de todos. Empotrada como un corazón en medio del mármol, la imagen de Barbarito es un canto a su recuerdo. Un danzón hecho legítima fisonomía.
El entrañable monumento manatiense a la memoria de Barbarito Diez es un templo erigido por el misticismo de sus adoradores para rendirle permanente honor. Mientras recordemos su voz de tomeguín y su ebánica figura, habrá baile nacional. Como dijo al referirse a su voz un admirador local: «A Barbarito le ocurre como a Gardel: ¡todos los días canta mejor!» Y el escritor Miguel Barnet, en su conocido libro Autógrafos Cubanos, añadió: «...su voz de palo de monte, como una raíz de cuya savia se nutren los aires de la Patria».

Leer más...

China en el refranero cubano

La simpatía por la jarana clasifica como un ingrediente consustancial a la idiosincrasia criolla. Sobre el asunto existe una obra de Jorge Mañach titulada Indagación del choteo, donde se diserta sobre ese peculiar rasgo criollo considerado por su autor como «la condensación de la ligereza, el ingenio, la gracia, el humor, la rebeldía y la burla desenfrenada con que el cubano resuelve sus problemas, tanto personales como sociales».
Ahora que recién acogimos con honores diversos al máximo dirigente chino, me he puesto a pensar en cuánto ha tributado ese inmenso y milenario país al inventario idiomático de la cultura popular cubana. Sus primeros hijos -206 culíes- nos llegaron por La Habana en 1847, a bordo de la fragata Oquendo. En los 100 años siguientes arribaron a Cuba unos mil 321 mil chinos. Se calcula que por cada 10 que lograron echar pie a tierra, uno falleció en la travesía.
El humor cubano se cebó durante muchísimos años en estos humildes y nobles inmigrantes de ojos rasgados. Tanto fue así que buena parte de nuestro refranero autóctono los tiene a ellos por protagonistas, aunque también por «perdedores». Huérfanos de la picardía insular, los asiáticos resultaron siempre blanco fácil para las picantes bromas insulares desde sus oficios de verduleros, sastres, lavanderos y domésticos.
Tal vez no existan en Cuba muchos refranes tan populares como este que les transcribo: «¡A ese no lo salva ni el médico chino!» ¡Pobre de su infeliz destinatario! Significa que nadie podrá impedir su desenlace fatal. Dicen que, en efecto, hubo en la isla un médico chino llamado Cham Bom Biam cuyos aciertos especializados lo hicieron famoso en todo el país, pues curaba enfermos que había sido descartados por otros colegas suyos. El pueblo acuñó la frase, que ya no se detuvo hasta devenir refrán.
Durante mi etapa de estudiante de la enseñanza primaria tuve una caligrafía horrible. Recuerdo que una de mis maestras, exasperada de impotencia ante mis ininteligibles garabatos, solía decirme cruelmente en tono de crítica: «Ay, chico, tú pareces que escribes en chino». Sospecho que mi ¿letra? le sugería los caracteres del alfabeto del gigante asiático. Pero, ¿y por que no los del japonés o el árabe?
Otro aforismo que no pierde vigor habla de quienes andan de tropiezo en tropiezo en materia de mala fortuna. Aún lo oigo por ahí. «¿Así que volviste a perder la billetera con los documentos? Oye, despójate, mi´jo, que traes un chino atrás». No he podido establecer el origen de esta frase de pésimos augurios. Y aquí se repite el fatalismo del gentilicio.
Las preguntas difíciles crean a veces situaciones embarazosas. Los cubanos solemos esquivar sus acometidas en el ruedo del día a día por medio de una elegante verónica. Imagínese que alguien lo inquiera hoy acerca de la cantidad exacta de bicicletas que circulan por nuestro archipiélago. «Oiga, compadre, ahora sí que usted me la ha puesto en China», casi seguro le responderá. Aquí, obviamente, China funciona como sinónimo de lejanía. ¡Sugiere que es casi inalcanzable la respuesta!
Sin embargo, no acabo de comprender por qué algunos por ahí utilizan la expresión popular «me quedé en China» cuando no entienden las esencias de un problema o la explicación de un fenómeno. Mi desconcierto se incrementa si le echan mano al enunciado «...lo engañaron como a un chino» para ilustrar con su capacidad de sugerencia una tomadura de pelo o una artimaña a partir de la buena fe. Me han asegurado que los primeros chinos que llegaron a Cuba vinieron engañados por sus patrones con la promesa de que por acá se harían ricos en cuestión de unos pocos meses. Tal vez por ahí podamos encontrar la génesis.
El amor no ha estado ajeno a la «influencia» asiática. Ya pasó de moda, pero varias personas que rebasan las seis décadas aseguran que cuando eran jóvenes se utilizaba frecuentemente la frase «tirar chinitas» para referirse al galanteo previo a la declaración amorosa. Vaya, algo así como el fuego artillero antes del ataque final. También lo «chino» está presente al describir la belleza de una mujer. «Oye, mi socio, qué clase de china está puesta para mí…», dicen algunos todavía por ahí. Y a la indiferencia femenina le recuerda que «china, todo en la vida se paga...»
Hay más, mucho más, de la presencia china en nuestro discurso cotidiano. Los frijolitos chinos, la naranja china y la salsa china acompañan el menú criollo hace ni se sabe cuánto tiempo. Las dama china y los palitos chinos distrajeron el aburrimiento en alguna etapa de la vida de alguien. La corneta china hizo arrollar al más pinto detrás de una conga. Y al que más o al que menos la mamá o la tía lo entretuvo en la niñez con aquella canción que decía «un chino cayó en un pozo...»
Entonces, ¿hay o no reminiscencias chinas en nuestra cultura popular?

Leer más...
 
CUBA JUAN © 2010 Realizado por Diseño de Blogs